Conectar Chaco



Más aulas virtuales, menos días sin clases. El aprendizaje en contexto rural.

¿Qué sucede cuando llueve en el contexto de una escuela rural? Los chicos de la escuela N°34, del departamento de Concordia, Entre Ríos nos cuentan su experiencia de trabajo con con la intranet, el servidor y aulas virtuales, equipamiento de Conectar Igualdad, que les permite no perder días de clases cuando llueve.

La escuela N°34 “Carlos Villamil”, ubicada en El Redomón (departamento de Concordia, Entre Ríos), forma parte de una comunidad rural de 590 habitantes. La localidad se formó en torno a la estación que lleva el mismo nombre del ramal Concordia-Federal, hoy en desuso. El logo de la escuela, la figura de un gaucho sobre un caballo, hace honor al nombre de la localidad: redomón es un caballo que no fue domado por completo.

El Programa Conectar Igualdad llegó en 2013 y desde ese momento la comunidad educativa viene trabajando en incorporar las TIC a las prácticas cotidianas de la escuela. El director, Ramón Alfredo Gallo, dice que fue un antes y un después: “Ha sido muy significativo, en el sentido en que ha cambiado íntegramente la postura, tanto de los estudiantes como los docentes, en lo que se refiere a contenidos y a la construcción de conocimientos”.

Más aulas virtuales, menos días sin clases

Al ser una escuela en contexto rural, con familias lejos de la escuela y caminos difíciles, la lluvia hacía perder muchos días de clase. Buscando una solución a este problema, Juan Ruiz Díaz, el Referente Técnico Escolar (RTE) propuso al director trabajar con aulas virtuales aprovechando los recursos que el Programa brinda: las netbooks, intranet e internet. La intranet es una red interna escolar. Permite que los materiales cargados en el servidor puedan compartirse entre toda la comunidad escolar.

En la escuela decidieron trabajar con la plataforma educativa Chamilo, una de las plataformas de aprendizaje de código abierto de mayor uso en el mundo, dirigido a instituciones educativas, directivos y docentes.
En el servidor donde tienen Chamilo trabajan con Entornos Virtuales de Aprendizaje (E.V.A), “los materiales se alojan en el server y se suben a las distintas áreas de los E.V.A. Los chicos los llevan en sus netbook y, dependiendo de la tarea, suben los archivos o el material en el formato pedido. Ha facilitado mucho el hecho de evitar las costosas fotocopias. Además, no hay fotocopiadoras cerca”.

A su vez, la escuela cuenta con una antena satelital provista por el Programa. A través de ella reciben el servicio de internet. Para los profesores y estudiantes que cuentan con alguna conexión a internet, Juan desarrolló un E.V.A. basado en edu 2.0, plataforma que brinda servicio gratuito a los establecimientos escolares. Para Juan, contar con este equipamiento ha repercutido favorablemente en la escuela, ya que “el trabajo con aulas virtuales, ya sea a través de la intranet e internet, ha potenciado el uso escolar para compartir materiales. Lo multimedia ha beneficiado a profesores y estudiantes. Se hace más ameno y didáctico para visualizar la enseñanza y aprendizaje y a partir de ahí, construir conocimiento”.

“Siempre voy aprendiendo, a veces a la par de ellos”

Cuando llegaron a la escuela, las netbooks todavía no venían con Huayra, el sistema operativo libre desarrollado por Conectar Igualdad. Por eso, este año realizaron la migración de las máquinas a Huayra 2.0. Juan explica que esta decisión está basada en que “además de ser código libre, cuenta con un suite de software educativo muy interesante y además de la estabilidad que provee”. Los estudiantes notan el cambio en sus netbooks, “ahora tenemos el Huayra, es mucho más rápido que lo teníamos antes y es muy divertido” señaló Gonzalo Galarza, quien tiene 20 años y cursa 5° año.

Marcelo Montero, profesor de Espacio y Orientación Específica, cuenta que muchos de los chicos antes no podían acceder a estas tecnologías. Para él, “el trabajo con plataformas virtuales, internet e intranet permitió acelerar los procesos de enseñanza y aprendizaje. Subimos materiales, tareas y ellos lo completan. Es más entretenido, más didáctico. Es una herramienta muy importante y seguimos aprendiendo e incorporando en el día a día”. Reconoce que es un proceso gradual y de aprendizajes constantes, “siempre voy aprendiendo, a veces a la par de ellos”.

“Nos podemos ir familiarizando para poder estudiar a distancia”

Los estudiantes también señalan cambios. Matías Garcilazo, de 21 años, cursa 6° año y comenta: “Al ser una escuela rural, a veces se nos complicaba hacer diversas tareas. Los chicos no estamos familiarizados con las tecnologías”. Desde que tiene su netbook se ha ido adentrando en el uso de las TIC en la escuela. Cuando no puede asistir, trabaja con los contenidos compartidos a través de las aulas virtuales, “además le ponemos más ganas para hacer las cosas”.

Para Emanuel García, que tiene 19 años y cursa 6° año, también ha sido interesante trabajar con esta modalidad: “Está muy buena la experiencia de las aulas virtuales porque somos una escuela rural y por los días de lluvia perdemos muchos días de clase, entonces ahí los profesores pueden dejar temas y tareas para hacer”. Además de incorporar esta modalidad de trabajo con sus profesores y compañeros, piensa también en su futuro, “yo creo que va a ser un avance porque además nos podemos ir familiarizando para poder estudiar a distancia”.

Juan sabe que para muchas de las familias de la comunidad, que sus hijos continúen estudiando al terminar el secundario, es un gasto importante. Por eso remarca que con el equipamiento y el trabajo que se está generando a partir de la escuela “se ha dado la herramienta adecuada para igualar las condiciones de los chicos de los entornos rurales para la competencia diaria una vez que egresen. Sabemos que las TIC son necesarias todo el tiempo y es importante que desde la escuela secundaria aprendan con ellas”.

Así como la Escuela N°34 “El Redomón”, hay escuelas que aprovechando los recursos del Programa Conectar Igualdad, comparten materiales en los servidores escolares a través de la intranet y encuentran modalidades para que los chicos que por alguna situación particular no pueden asistir a la escuela no pierdan el año o abandonen los estudios. Ejemplos que nos muestran cómo se va construyendo una secundaria inclusiva y de calidad, que acompañan la terminalidad del secundario.

¿Querés conocer más acerca de la experiencia de la Escuela Secundaria N°34 “El Redomón? mirá este video:





FUENTE: http://seguimientoconectar.educ.ar/node/74125

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Facebook


Tweets

Comentarios recientes

octubre 2014
L M X J V S D
« sep   nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031